Gobierno Regional: CAPI fortalece la producción pecuaria del pueblo guaraní en comunidad Sachapera

El proyecto Capacitación e Implementación Agropecuaria en los Pueblos Indígenas (CAPI), durante el fin de semana, en la comunidad guaraní de Sachapera, entregó a las familias productoras semovientes destinados a destinados a fortalecer las actividades pecuarias de la zona. Representando al gobernador José Quecaña, acompañó la actividad Ermas Pérez, secretario de Gestión Institucional.

El proyecto CAPI, que tiene una vigencia de cinco años, incorpora seis programas y 11 subprogramas que benefician tanto al pueblo guaraní como al pueblo weenhayek, con alternativas productivas que permiten garantizar la seguridad alimentaria de la zona, pero también que están orientadas a constituirse en fuentes de ingresos para las familias, destinando parte de la producción al mercado.

 

La entidad pública entregó semovientes que corresponden a la compra de 58 vaquillas criollas seleccionadas, con un precio 3390 cada una destinadas a distintas comunidades, donde los beneficiarios iniciarán el trabajo de reproducción de las especies, con la perspectiva de alcanza un óptimo nivel de sostenibilidad de la actividad ganadera, cuyos primeros resultados ya se perciben.

El proyecto permitió a los productores acceder al programa bovinos que fortaleció a las diferentes comunidades con alrededor de 113  vaquillas y 11 de la raza holandés para la producción de leche. El capitán grande de la Asamblea del Pueblo Guaraní, Jorge Mendoza, afirmó que estas entregas continuas son el resultado de una planificación estratégica que desarrolla el gobernador regional.

De acuerdo al informe presentado por el responsable del proyecto, el programa bovinos de forma integral permitió la ejecución de actividades como la preparación de terrenos para la siembra de pastura, el cierre perimetral de los potreros, la asistencia técnica continua, la habilitación de atajados de agua para consumo de los animales y la entrega de animales para su reproducción y mejoramiento.

Tanto, representantes de los beneficiarios y del Gobierno Regional, coincidieron en señalar que el trabajo del proyecto permitió mejorar la calidad de vida de las familias de los pueblos indígenas, abriendo el camino a la diversificación de la producción, en rubros diferentes a los tradicionales.